Revista de Cine Versión Original 253. Maletas

cubierta253web

El pasado verano hicimos las maletas para viajar a Dublín, queríamos estar unos días con “Maqueto”, Julio Pérez, colaborador encargado de la maquetación de la revista y, de paso, conocer la ciudad y los paisajes de Irlanda. Julio, como varios colaboradores de Versión Original, han tenido que hacer las maletas para buscarse la vida fuera de su país; actualmente hay 2,3 millones de españoles en el extranjero. Sin duda no es lo mismo hacer las maletas para ver a un amigo que para buscar trabajo, pero mucho peor es hacer las maletas para salir huyendo de tu país por un conflicto bélico, o por ser perseguido por tus creencias, raza, etc. Hoy hay más de 43 millones de personas que desgraciadamente han vivido esta experiencia y se encuentran en campos de refugiados en países distintos a los suyos.

En la historia del cine es incalculable el número de maletas que se han tenido que utilizar por exigencias del guión. En este monográfico recomendamos veinte películas con la presencia de esas cajas con asa que sirven para transportar ropa y otros objetos: Moonrise Kingdon (Wes Anderson, 2012), dos jóvenes deciden fugarse juntos, Sam (Jared Gilman) con una gran mochila de boy scout y Suzy (Kara Hayward) con una maleta amarilla llena de libros; La chica con la maleta (Valerio Zurlini, 1961), el viaje de Aida (Claudia Cardinale), una cantante y bailarina que es seducida por las falsas promesas de fama y dinero de un rico joven, Marcello (Corrado Pani), que la abandona junto a su maleta en un taller mecánico en cuanto llegan a su destino: Parma; El hijo de Saúl  (Lászlo Nemes, 2015), durante el horror del campo de concentración de Auschwitz, miles de maletas que suponemos vacías se apilan en improvisadas estanterías cuyos dueños han sido gaseados nada más llegar; Qué me pasa doctor (Peter Bogdanovich, 1972), alocada comedia donde cuatro maletines idénticos le sirven al director para hacer su particular homenaje a las screwballs comedies de la época dorada de Hollywood; Thelma & Louise (Ridley Scott, 1991), las dos protagonistas hacen sus maletas para iniciar un viaje hacia la libertad, hacia el riesgo y la aventura de vivir unas existencias sin ataduras, sin sermones ni reprimendas de nadie, alejadas del control de los hombres; Locuras de verano (David Lean, 1955), la solterona secretaria norteamericana interpretada por Katharine Hepburn, llena su maleta durante su estancia en Venecia con varias cosas que cambiarán su vida para siempre: una copa roja de cristal de Murano, un par de vestidos a la moda italiana de 1950, varios rollos de película en Súper 8 y el recuerdo de un amor fugaz e imposible que dejará una huella perecedera en su solitario corazón; Surcos (José Antonio Nieves Conde, 1951), la familia Pérez se desplaza con sus maletas hasta Madrid desde un pueblo sin nombre, en busca de una vida mejor, instalándose con unos parientes en un pequeño piso de una corrala del barrio de Embajadores; Alarma en el expreso (Alfred Hitchcock, 1938), un modesto hostal ve perturbada su tranquilidad por una nevada, provocando en la recepción un alud de maletas y de pasajeros mayoritariamente de nacionalidad británica, ¿Habrá un agente del servicio secreto entre estos huéspedes?; El escritor (Roman Polanski, 2009), el anónimo protagonista ha de huir apresuradamente para salvar su vida, y carga con una maleta que reduce su velocidad, que le hace vulnerable y que a la vez protege cuanto tiene de valor en su vida; La terminal (Steven Spielberg, 2004), Viktor Navorski (Tom Hanks), cargado de su pesada maleta, deberá vagabundear por un aeropuerto a la espera de que se regularice su kafkiana situación; Oldboy (Park Chan Wook, 2003), después de no saber por qué ha estado un largo tiempo secuestro, ignora también por qué le han dejado en libertad con un teléfono móvil y una maleta llena de dinero; La maleta mexicana (Trisha Ziff, 2011), documental sobre la recuperación de la maleta que contenía negativos de la vida y obra de los fotógrafos Robert Capa,  Gerda Taro y David Seymour; Ida (Pawel Pawlikowski, 2013), el viaje iniciático de una joven novicia con su vieja maleta, en busca un pasado víctima de la Segunda Guerra Mundial; El turista accidental (Lawrence Kasdan, 1988), Macon Leary (William Hurt) se ha convertido en una pequeña celebridad gracias a su popular libro, una guía en que recomienda cómo preparar sus viajes a los hombres de negocios bajo la máxima de que no deben llevar nada que no quepa en una maleta; Alma Salvaje (Jean-Marc Vallée, 2015), la penitencia de  Cheryl (Reese Witherspoon): un viaje por el Sendero Macizo del Pacífico, empezando en el desierto de Mojave para acabar en la frontera con Canadá, unos 1.600 kilómetros que decide recorrer a pie; Mujeres al borde de un ataque de nervios (Pedro Almodóvar, 1988), Pepa (Carmen Maura) ha sido abandonada por Iván (Fernando Guillén), su amante e insalvable mujeriego que se gana la vida como actor de doblaje. Al ver su hogar lleno de recuerdos de esta relación fallida, Pepa decide meter en una maleta todos esos objetos que evoquen la memoria del que hasta hace bien poco era el amor de su vida; Bagdad Café (PercyAdlon, 1987), Jasmine (Marianne Sägebrecht), tras una fuerte discusión con su marido, recorre con un inmensa maleta el desierto de Mohave (Estados Unidos) en busca de un lugar habitado donde alojarse; Ronin (John Frankenheimer, 1998), una trama centrada en torno a la posesión de una maleta, a lo largo de todo el metraje de la película tanto protagonistas como espectadores reciben con cuentagotas pistas que indican el gran valor de la misma; Sucedió una noche (Frank Capra, 1934), al conocer Ellie (Claudette Colbert) que su padre ha anulado su matrimonio con su prometido, decide huir desde Miami a Nueva York en autobús, en su accidentado y divertido viaje pierde la maleta. Que disfruten de la lectura.