Revista de Cine Versión Original 259. El Dolor

cubierta259REDES

Era inevitable que este monográfico, dedicado a “El dolor en el Cine”, derivase y tratara el sufrimiento de una pena, más que el dolor físico de los personajes de las películas recomendadas. Al insistir en el padecimiento del dolor emocional me gustaría recomendar el documental El sexo sentido (Manuel Armán, 2014) elaborado por “Chrysallis”, una asociación de familias de menores transexuales: este material didáctico nos informa que hay niños y niñas que desde su primera infancia manifiestan ser del sexo contrario al que dice su cuerpo, y sorprenden a sus familias con la firmeza con que defienden su identidad. La mayoría de las familias escuchan a sus hijos, los apoyan e intentan que su vida no sea un infierno. Entre los dos y los tres años los niños ya saben a qué sexo pertenecen. Uno de cada 10.000 hombres y una de cada 40.000 mujeres se sienten del género contrario al que fueron asignados al nacer. Los primeros signos de transexualidad pueden aparecer muy pronto. Las familias de todos los protagonistas del documental coinciden en que sus niños y niñas manifestaron, prácticamente desde que empezaron a hablar, con una insistencia y una firmeza sorprendente, que pertenecían al sexo contrario al de sus genitales. Y, en contra de lo que se pueda creer, la transexualidad no es una circunstancia que aparezca repentinamente en la adolescencia o en la edad adulta; desde que los niños y niñas empiezan a relacionarse con su entorno lo hacen con una identidad que se manifiesta en comportamientos, actitudes y gustos que, en la mayoría de los casos, van acordes con su sexo biológico. En el caso de niños transexuales, sin embargo, ya en la primera infancia empiezan a sufrir una incomodidad y un malestar intenso con sus genitales. Este documental entra en la vida de varios de estos niños y niñas y de sus familias.

A través de la Fundación Triángulo de Extremadura hemos conocido diversos casos de menores transexuales en nuestra comunidad. Nos informan que dentro del programa de atención a transexuales ayudan a 59 personas en Extremadura; de ellas, el 90% tiene menos de 30 años, y el 60% de ese porcentaje son menores de edad. El último caso, el de Elsa, de cuatro años de edad, natural de Arroyo de San Serván (Badajoz), que nació niño pero que se declara y actúa como una niña. «Desde que supo hablar ya sabíamos que era una niña. Tendría dos años y medio y lo dejó claro», relata Anabel, su madre. «Me siento liberada por dar a conocer el caso de mi hija porque lo único que quiero es que crezca feliz», apostilla. «Te das cuenta que es una chica, pero es que ella nos lo lleva diciendo desde los dos años y pico». «Una cosa es que tengas una niña transexual y otra que lo traslades a la gente, que se sepa públicamente. Pero es que es lo que tenemos que hacer por ella. A nosotros como padres no nos ha costado porque lo hemos vivido casi desde que nació. Nos ha costado más por la gente, por el qué dirán. ¿La humillarán, le harán mucho daño? Es el miedo el que te frena pero mi hija es una pequeña que nació siendo niño», subraya emocionada (Diario Hoy, 25/02/2016).

Esta situación genera dolor y padecimiento tanto en los menores como en sus familias y permitir este sufrimiento es sencillamente inhumano. Quien quiera profundizar en el concepto de género y en la extraordinaria diversidad humana que se acerque a los trabajos del Centro de Estudios sobre Sexualidad Humana de la Universidad Widener de Pensilvania, para comprender que en cuestiones de género no existe el binarismo, masculino versus femenino, como nos han inculcado en determinadas culturas. Existen personas intersexuales, agénero, conformes y disconformes con su género, cisgéneros y transgéneros… “La mayoría de los científicos en la actualidad acuerdan que la orientación sexual es más probablemente el resultado de una interacción compleja de factores biológicos, cognitivos y del entorno. En la mayoría de las personas, la orientación sexual se moldea a una edad temprana. Además, hay pruebas importantes recientes que sugieren que la biología, incluidos los factores hormonales genéticos o innatos, desempeñan un papel importante en la sexualidad de una persona” (American Psychological Association).

Es extraordinariamente fácil opinar sin criterio, pero de igual manera es de mala educación hablar sin conocimiento alguno. Seguro que muchos padres y madres de menores transexuales están más contentos por el hecho de que los menores transexuales existen y que la diversidad en la naturaleza es la norma y no la excepción, porque el género está entre las orejas y no entre las piernas. Es verdad, por desgracia, que nuestra sociedad es mezquina si tu orientación no es la convencional. El sufrimiento a lo largo de nuestra vida es inevitable; pero hay algunos sufrimientos que se pueden hacer más llevaderos, sobre todo aquellos en los que hay aceptación, apoyo, comprensión y respeto por parte de los que están a nuestro alrededor. La ignorancia y la incomprensión pueden generar mucho dolor. Que disfruten de la lectura.