Revista de Cine Versión Original 207. LA FELICIDAD

1

Entendemos desde la Fundación ReBross que la felicidad se acaricia cuando ayudamos a los demás y se persigue el bienestar ajeno. Nuestra modesta aportación a la felicidad de los demás se ha destilado en esta revista a través de los miles de artículos publicados durante casi dos décadas de trabajo editorial. Como afirmaba el admirado José Luis Borges, “la lectura es una forma de felicidad”, y los que disfrutamos de ella deseamos difundirla, como los lectores que tienen familia y buscan los mecanismos para compartirla con sus hijos.

Tampoco tenemos dudas sobre la satisfacción que produce la visión de una obra cinematográfica, y se han realizado recomendaciones innumerables desde esta revista, con el simple objetivo del disfrute ajeno, desinteresado, sincero. En este número de septiembre de 2012 las recomendaciones generosas las envían Daniel Marín (Punch Drunk Love. Embriagado de amor; Paul Thomas Anderson, 2002), Joaquín Torán (Amelie; Jean Pierre Jeunet, 2001), José Manuel Rodríguez Pizarro (La vida es bella; Roberto Benigni, 1997), José Ramón Otero Roko (Noche y día; Chantal Akerman, 1991), Lorenzo Ayuso (La felicidad de los Katakuri; Takashi Miike, 2001), Marco Antonio Núñez (Tierra de penumbras; Richard Attenborough, 1993), María José Agudo (Odette: una comedia sobre la felicidad; Eric-Emmanuel Schmitt, 2007 / Happy; un cuento sobre la felicidad; Mike Leigh, 2008), María Laura Gutiérrez Jiménez (Midnight in Paris; Woody Allen, 2008), María Vaquero Arguelés (Mary Poppins; Robert Stevenson, 1964), Pablo Sánchez Blasco (Cantando bajo la lluvia; Stanley Donen y Gene Kelly, 1952), Pedro García Cueto (Jules et Jim; Francois Truffaut, 1961), Pedro Triguero-Lizana (Plan diabólico; John Frankenheimer, 1966), Raquel Abad Coll (Un día de campo; Jean Renoir, 1936) y Rodrigo Arizaga Iturralde (Las Vidas Posibles de Mr. Nobody; Jaco Van Dormael, 2009).

1

1

La otra parte de nuestra aportación es de sobra conocida y fue el motivo por el que se constituyó la Fundación ReBross. La ayuda a los más desfavorecidos a través de la cooperación para el desarrollo nos ha aportado grandes dosis de felicidad, colaborando durante años en proyectos educativos y sanitarios en África y Sudamérica, y ahora en nuestro país, donde las desigualdades sociales que se están generando nos tienen absolutamente atemorizados.

1