Revista de Cine Versión Original 214. Abogados

portada214

Versión Original, que en la actualidad ostenta la condición de publicación mensual más longeva de Extremadura, ha sido desde 1993 un referente de los amantes al cine por repasar la historia del cine a través de monográficos. Quizás la razón de su longevidad radique en dos de los rasgos que la definen: su carácter altruista, todas las personas que trabajan en ella lo hacen de forma desinteresada, y su vocación solidaria, pues la recaudación que se obtiene con su venta nos permite realizar intervenciones humanitarias en Sudamérica, continente africano y, desde el pasado año, también en Extremadura, centrando la labor en un programa de alimentación para familias necesitadas.

En 2013 se cumplen veinte años desde la publicación del primer ejemplar, y para celebrar este logro hemos invitando a distintos sectores profesionales de la sociedad extremeña a que se unan a este proyecto cultural. En febrero editamos un breve estudio sobre la imagen de los médicos en el cine en colaboración con el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Cáceres. Y este mes os presentamos una edición especial sobre “abogados en el cine”, con la aportación y colaboración de la Facultad de Derecho de la Universidad de Extremadura y el Ilustre Colegio Provincial de Abogados de Cáceres.

Esta edición, que llevamos elaborando desde octubre de 2012, está compuesta por las colaboraciones de siete profesores de la Facultad de Derecho, ocho abogados en activo y veinticinco críticos de Versión Original. Todos han aportado desinteresadamente su visión sobre el protagonismo del abogado en la historia del cine, cuarenta artículos publicados en orden cronológico donde están las mejores películas jurídicas del séptimo arte. Aunque hemos identificado profesionalmente a los autores, quizás no hubiera sido necesario. Las abogados se delatan por sus referencias al procedimiento; en un gran numero de colaboraciones se destacan las irregularidades que se comenten en los procesos vulnerando principios fundamentales, en otros se reitera la advertencia sobre las abismales diferencias entre el juicio cinematográfico y la prosaica realidad de nuestros Juzgados. En los profesores la huella didáctica es innegable; la cuestión de fondo prima sobre el tratamiento procesal, y en algún caso, incluso, se centran en el proceso de formación del jurista. Junto a ellos una inusual participación de colaboradores habituales a quienes parece haber estimulado esta inesperada competencia. El resultado son cuarenta cinematográficas y heterogéneas ventanas que, sin duda, abarcarán la poliédrica realidad de la profesión de abogado. Disfrutad de su lectura.

.