V.O 288. La identidad

La Fundación ReBross se presenta anualmente a los “Premios ABC Solidario”, que están dirigidos a reconocer la labor de entidades sociales orientadas a mejorar las condiciones de vida de personas desfavorecidas o que se encuentran en riesgo de exclusión. La triste realidad es que nuestra institución tiene que optar a este tipo de ayudas porque carece de una dotación anual para desarrollar su actividad editorial y de organización de eventos culturales, y, en definitiva, para cumplir a través de ellas su objetivo último, que no es otro que el poder colaborar en proyectos sociales. Con la finalidad de dar cumplimiento a los requisitos de la convocatoria de dichos premios, todos los años tenemos que informar sobre las señas de identidad de nuestra corporación, por lo que invariablemente venimos señalando que la cultura, la solidaridad, la igualdad y la sostenibilidad ambiental son las palabras que mejor caracterizan el espíritu y la labor de la Fundación. Para nosotros estos términos no son solo bonitas palabras con las que adornaros. Tratamos de darles sentido y contenido mediante la promoción del séptimo arte a través de la revista Versión Original y el fomento del cine español por medio del Festival de Cine Español de Cáceres, al tiempo que destinamos los beneficios que logramos obtener con una y otro a distintos y variados proyectos humanitarios. En este sentido, impulsamos la visibilidad de la igualdad de género y el respeto por la orientación sexual en el seno de nuestra entidad, e intentamos construir una plataforma que propugne actuaciones sostenibles en aras de preservar el medio ambiente. Hasta la fecha no podemos presumir de grandes éxitos en este empeño de buscar financiación y reconocimientos, si bien nuestro consuelo siempre ha sido no tener nunca la más mínima duda de seguir realizando la labor que nos faculta para estar en condiciones de aspirar a galardones que retribuyen el compromiso con los problemas colectivos y, de esta manera, poder reivindicar el conjunto de atributos que nos diferencia del resto de las entidades sociales de nuestro país. 

Prueba de esta singularidad son los textos que encontrarás en este ejemplar dedicado a “La identidad en el Cine”. Diego J. Corral nos recomienda una obra que versa sobre las anacrónicas terapias de reorientación sexual en Identidad robada (Joel Edgerton, 2018); Leonardo Brandolini se fija en American Honey (Andrea Arnold, 2016) para reflexionar sobre la identidad norteamericana excluyente de las clases trabajadoras; Alfonso Pérez Martín nos habla de la diferencia entre la identidad personal y la percepción de los demás en Parásitos (Bong Joon-ho, 2019); Pepe Alfaro escribe sobre La otra (Roberto Gavaldón, 1947), que deja intuir la complejidad de reemplazar la personalidad e identidad de una persona; Santiago Sevilla nos aconseja Lady Bird (Greta Gerwing, 2017), una estupenda película sobre los cambios que acarrea el tránsito de la infancia a la adolescencia; Pedro Triguero-Lizana homenajea a la pareja de cómicos Stan Laurel y Oliver Hardy al recordarnos el alocado desdoblamiento de identidad que protagonizaron en Dos pares de mellizos (Harry Lachman, 1936); valiéndose del gancho de Un gran desconocido (Matthieu Delaporte, 2014), Francisco Mateos Roco nos ilustra con historias y películas sobre la usurpación de la identidad; David Felipe Arranz rescata la historia de un misterioso personaje, El hombre invisible (James Whale, 1933), envuelto en vendajes y protegido por unas gafas de sol Barnabas Collins; perpleja por la subida de la identidad fascista en nuestro país, Déborah Vukušić nos propone visionar Tierra y Libertad (Ken Loach, 1995); María Medina elige Verano en Brooklyn (Ira Sachs, 2016), un retrato íntimo de dos adolescentes en su repentino abandono de la infancia;  Ángeles Pérez Matas selecciona Clara y Claire (Safy Nebbou, 2019) por la doble identidad del personaje interpretado por la consagrada Juliette Binoche; Ángela Recuero prefiere compartir sus opiniones sobre el espectáculo de la transformación que tiene lugar en el actual record de taquilla, Joker (Todd Phillips, 2019); Raquel Abad y Joan Pérez escogen un largometraje independiente, El faro (Robert Eggers, 2019), con la idea de que nos fijemos en la identidad de dos desquiciados fareros interpretados por Robert Pattinson y Willem Dafoe; Blanca Rodríguez nos conduce al campo de la ciencia ficción para colocarnos ante las tesituras que rodean a la creación de la identidad en I Am Mother (Grant Stupore, 2019); en su primera colaboración en Versión Original, Manuel Avís opta por una película sobre el cambio de identidad sexual de un profesor de literatura, Laurence Anyways (Xavier Dolan, 2012); con la cinta Identidad (James Mangold, 2003), Paco Collado incluye en este monográfico la enigmática personalidad de un asesino múltiple; la aportación de Adolfo Monje es sobre las dos caras –héroe y asesino- del personaje encarnado por Viggo Mortensen en Una historia de violencia (David Cronenberg, 2005); Pablo Pérez Rubio se decanta por una película de animación, Toy Story 4 (Josh Cooley, 2019), y su lúcida parábola sobre la búsqueda de la identidad; Alejandro González Clemente recurre al Zelig (1983) de Woody Allen para hacer un afinado retrato de la crisis de identidad del individuo, película de la que su director comentaba que era casi una metáfora de lo que puede llegar a ser el fascismo al convertir a todos sus miembros en personas cortadas por un mismo patrón; José Manuel Rodríguez Pizarro nos hace viajar a Islandia para hablar de los rasgos característicos de La mujer de la montaña (Halldóra Geirhardsdóttir, 2018) y de su marcada sensibilidad ecologista heredada de las tradiciones vikingas; Guillermo Triguero Moreno también se fija en una mujer, en este caso en una que puede transformar la identidad de aquellos con los que mantenga una relación, La mujer de la arena (Hiroshi Teshigahara, 1964); Valeriano Durán Manso nos invita a participar en el juego deCharada (Stanley Donen, 1963), en el que nadie dice ser quien realmente es; Alejandro Moreno nos plantea en Capitana Marvel (Anna Boden y Ryan Fleck, 2019) la búsqueda de identidad de la superheroína;  Rodrigo Arizaga Iturralde rememora el famoso cambio de roles que obligó a Travolta y a Cage a adoptar el estilo, la cadencia y el lenguaje físico del otro: Cara a cara (John Woo, 1997); y por último Jorge Capote comenta las complejas relaciones y reflexiones de la adolescente Alike en Pariah (Dee Rees, 2011), sumándose a los títulos protagonizados por jóvenes en busca de referentes, en busca de su identidad. Que disfruten de la lectura y de Versión Original durante todo el 2020.

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google